Google

martes, junio 05, 2007

Major Tom

Entre las posibles imagenes que nos ofrece la ciencia ficción, ninguna tan sugerente como la del astronauta abandonado en el espacio. Esa figurita que se va quedando sola en la oscuridad de la nada, cuyos signos vitales llegan cada vez con mayor debilidad a la base. Metáfora del fracaso y la soledad. Es interesante ver como estas imagenes de la cf se prestan a la perfección no sólo para extrapolar situaciones sociales, sino también emocionales (basta ver los homenajes en la música popular, que van desde David Bowie, pasando por Peter Schilling y hasta llegar a Fangoria y Bunbury). ¿Quién no se ha sentido en alguna ocasión como un astronauta que ha perdido el rumbo? ¿Quién no se ha imaginado una tormenta de asteroides cayendo sobre su nave espacial, dañando todos los controles, destruyendo todas las defensas, y después dejándonos a la deriva?
Aquí, en mi satelite artificial, ha caído dicha tormenta. Los destrozos fueron muchos, algunos irreparables. Ahora que ha pasado lo peor, y tras el recuento de los daños, inicio las reparaciones pertinentes. Tengo fé en hacer que la nave levante vuelo otra vez, aunque temo nuevas tormentas. Pronto reanudaré las transmisiones regulares, de momento observo el infinito y siento mi piel erizarse al saber que estuve a punto de caer en ese hoyo negro.
Lo sé, tuve suerte.

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger Ada Pantoja said...

me intriga sobremanera su situacion...

perdone que no haya respondido su correito, pero estoy algo hasta el cuello de trabajo.

un beso !

9:55 p. m.  
Blogger Rodolfo JM said...

no sea curiosa, niña
;)
saludos

4:38 p. m.  
Blogger Ada Pantoja said...

qué puedo decir ?
siempre he creído que soy una reencarnación de Pandora

por cierto, habrá fiesta con mucho alcohol en la clausura del CECIL ;)

10:02 p. m.  
Anonymous Casiopea said...

Hola, me sorprende lo que leí de tus últimas entregas, para colmo ayer quise mandar mi comentario, tres veces y perdí la conexión las tres, al parecer si estoy perdida en el espacio, y por más que queria enviar mi mensaje en botella al océano cósmico no podía. Me hizo resonancia todo lo que escribiste, he pasado dos semanas en el verdadero infierno, completamente perdida, sin encontrar la ruta, mi nave llena de abolladuras, y sólo con una leve esperanza de no caer en un hoyo negro.

9:13 a. m.  
Blogger Rodolfo JM said...

También yo llevo 2 semanas así... ¿Qué pasó hace 2 semanas que el universo se nos descompuso? Animo, aunque esa esperanza sea leve, está ahí.
Gracias por comentar y saludos de otro astronauta a la deriva.

9:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home