Google

lunes, agosto 04, 2008

Profesionistas

Quizá no debería decirlo así tan de subito (tan al chile, dice el Dan), pero lo cierto es que a mí lo que me interesa es contar historias. Y claro, que sean consistentes, que resulten inquietantes... ¡que funcionen! "El mundo editorial", "los grupos y mafias literarias", "el canon" y "los jóvenes escritores"... todas esas cosas me tienen sin el más mínimo cuidado. Quizá por eso prefiero pensar en mí como un storyteller, un cuenta historias, más que como un "escritor". Un cuenta historias hace lo suyo (contar historias) llevado por una especie de necesidad interna y a veces inexplicable, a veces es como cantar, otras como vomitar una bilis, o como sacarse una espina del pie. Un escritor es más parecido a un profesionista (en el sentido laboral del término): hace lo suyo por procedimiento, para el desarrollo de su carrera, está inmerso en un sistema de méritos, hace alianzas como quien hace negocios, y escribe como quien asienta pólizas.

1 Comments:

Blogger Erika Mergruen said...

No, jijo, usted ES escritor; los otros andas con sus mamantinas para compensar carencias del ego. Usted sabe quién chingaos es y por eso "cuenta historias", así de simple. Abrazos.

5:11 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home