Google

martes, junio 13, 2006

Mi novio es un zombie

Photobucket - Video and Image Hosting

En alguna ocasión comenté que me costó mucho trabajo encontrarle gusto a las películas de zombies. Salvo The night of the living dead y Creeps, y a pesar de la sobada metáfora de los muertos en vida, no conseguía divertirme. Esto vino a corregirlo Peter Jackson y su Braindead (por cierto que no recuerdo haber escuchado tantas carcajadas en un cineclub como el día de su proyección). Algo había en esa película -y no era ninguna meáfora sobre la sociedad consumista-, que me convenció de ver el cine de zombies con ojos menos prejuiciados. Después vino 28 days later, Dawn of the dead, y además la genial Shaun of the dead, y I zombie, y Undead, y Dead creatures... por supuesto que se habló de la madurez del genero. El mismo George A. Romero lanzó una estupenda (para quien esto escribe) Land of the dead, que por un momento me hizo pensar que así debería ser todo el cine de acción.

Pero si hubo una película que me convirtiera en fan y que me hiciera pensar que todavía es posible contar una historia novedosa y original sobre zombies, fue Zombie honeymoon, de David Gebroe.

Photobucket - Video and Image Hosting

En algún sitio leí que se trataba de una comedia romántica gore, y antes de verla imaginé situaciones absurdas, quizá una parodia en clave zombie de las películas románticas adolescentes (y no tanto) que saturan con miel en vez de sangre la pantalla. No fue así. Lo que encontré fue una historia de amor bastante bien contada que se reía con sutileza y buen tino de los clichés tradicionales sobre zombies. Hay una escena en particular que es no sólo un guiño al espectador sino además un corte de mangas al género. Si acaso alguien quisiera encontrar una "moraleja" o "mensaje", este sería sin duda el tagline del film In sickness and in health..., metáfora del amor y la enfermedad (aunque admito que por momentos, y aunque no tiene nada que ver, recordé Trouble everyday de Claire Denis). Definitivamente mi película favorita de zombies.

1 Comments:

Blogger Ada said...

Yo jamás he sentido el corazón tan suspendido como en el final de The night of the living dead...

1:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home