Google

viernes, julio 07, 2006

Si el aburrimiento matara...

Pocas cosas tan anti cool -dentro y fuera de la blogosfera- que declarar partido por algún candidato presidencial. Sobretodo si ese candidato es Andrés Manuel López Obrador. Ya lo dijo Daniela:
La gente se pone como si les dijera que me prostituyo para obtener la discografía de José Luis Perales: mostrando una mezcla de desaprobación, incomprensión y lástima.
O como dijo Gabriela Cuevas -eminente panista que pagó la fianza de AMLO una vez consumado el desfuero-: Votar por AMLO es una naquez.

Nada mejor que adoptar la pose de quien está más allá del bien y el mal, total que la política es algo sucio y mencionarla mancha el cartelito de intelectual posmoderno en el que tanto se ha trabajado. Nada mejor, repito, que bostezar ante el tema; decir, como todas las mujeres, que todos los candidatos son como todos los hombres: iguales. Nada mejor que hacer un recuento -entre más extenso y detallado mejor- de la hueva que nos provoca la contienda presidencial y sus alrededores. Nada retrata mejor nuestra vocación de realista sucio, de joven creador, artista, escritor, es decir de farsante. Qué hueva, qué aburrición, qué tedio, qué fastidio. Yo me aburro más que Cioran, Bukowski y Fadanelli juntos. O como dijera un personaje de La tumba*: "Si el aburrimiento matara el mundo estaría lleno de tumbas"

Se habla del papel de la guerra sucia y las campañas de miedo y odio que promovieron las televisoras (Televisa y TV Azteca), junto con el PAN, el gobierno y el CCE previo el 2 de julio. Se habla de Lety la fea, RBD y Chespirito -esos ilustres mexicanos, esos líderes de opinión- convocando a votar por FECAL. Y, por si fuera poco, todos conocemos más de una anécdota en la que la vecina de una tía, o el amigo de un primo, declaraban indignados que no votarían por López Obrador porque no era justo que perdieran su casita, su reproductor de DVD, su TV, su auto -todo comprado a crédito y aún sin pagar-. ¡¡Nos quieren robar nuestros marranitos!! Es el grito que -vía Canoa- me parece escuchar. Pero, ¿qué se dice de la indiferencia?

Afortunadamente ni soy ni se me considera cool, mucho menos joven escritor -aunque según conaculta todavía me quedan 4 años para seguir siéndolo-. Y sin temor a ser tachado de naco -además de que "naco es chido", y para demostrarlo las t-shirts de diseñador tijuanense que cuestan más de 200.00 en tiendas de prestigio-, no lo pienso dos veces: yo estoy con López Obrador.

1 Comments:

Anonymous Santiago said...

El "naco es chido" de diseñador es lo menos naco del mundo. Y es muy parecido a la indiferencia que dices, aunque tendría que hilar más fino... quizá en un post.

Atte. Por un gobierno de los bellos, si no votaste grita (de espanto)

3:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home