Google

jueves, julio 27, 2006

I predict a riot

Comencemos con el soundtrack:
A propósito de la situación política en México:
The Kaiser chiefs - I predict a riot.mp3
A propósito de esas mujeres wich smoke all your stuff and drink all your wine:
Led Zeppelin - Going to California.m4a


Corbatas
El martes amanecí con la garganta cerrada y el cuerpo cortado (no, no duermo con navajas ni mucho menos con puñales), así que no me presenté en la oficina sino hasta las 2 de la tarde. Comprobante médico en mano, en cuanto llegué me enteré de que hay un nuevo reglamento interno. Sí, ya sabes, las restricciones y limitaciones de siempre, todo en vistas de una mayor productividad (sí, ajá): no llamadas personales, no salidas en horario de oficina, no música, no café después de las 8:30, no cigarros... Pero además de ahora en adelante tenemos que vestir de saco y corbata!!!! En cuanto leí el reglamento, y recordando los salarios (del miedo) y las prestaciones (de mierda) pensé: de seguro nadie lo va a firmar. Joder, ni impresoras decentes tenemos (en una empresa que se dice certificada). Pues no. Al comentarlo con mis compañeros me entero que la mayoría está de acuerdo. Es más, hubo quien en un alarde de proactividad sugirió que la empresa comprara camisas de mezclilla, se les bordara el logo de la empresa y que nos descontaran el costo de la quincena. Ni que fuera empleado de un Starbucks, comenté encabronado. ¿Qué tiene? contestó uno. ¿A poco no te gusta verte acá? Es imagen para la empresa y para ti. Imagen... Lo olvidaba, con eso de que una "imagen" vale más que mil principios...

Si no fuera por...
Si no fuera porque lo que está en juego es demasiado importante, diría que el PRD tiene lo que se merece. Esa soberbia de sentirse ganadores antes de la elección, la falta de representación en casillas, la pasividad ante la guerra sucia, los errores discursivos, los descuidos mediaticos, los colaboradores de negrísimo pasado (Camacho, Bartlett, et al), la fe ciega en López Obrador. Carajo. Quiero decir que perredista no soy. Pero eso sí, no por esas pendejadas voy a aceptar la imposición de un tipo mediocre, sin experiencia, carisma ni liderazgo; simpatizante de las causas más oscuras y medievales que perviven en México, aliado de quienes siempre han ostentado el poder a costa del resto. No. Eso no se puede permitir. Y claro, aunque mis reclamos y derechos, como los de todo ciudadano, estén blowin in the wind, no voy a resignarme. VOTO x VOTO, CASILLA X CASILLA. No le saquen putos. ¿Si ganaron cuál es el pedo?

1 Comments:

Blogger Falcoz said...

Ese Rod,hoy la mayoria de nuestros compañeros llegaron orgullosos, de saco y corbata...yo creo que el miedo de que los corran esta cabron,sinceramente me da mucha pena que se comporten asi, solo que lo malo es que quiza nos arrastren con ellos.

7:54 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home