Google

lunes, noviembre 13, 2006

Sharing wisdom I

Luego de años y años jugándo al escritor se aprenden unas cuantas cosas -no, no me refiero a escribir mejor. Yo que ya llevo algunos añitos en esto he aprendido lo mío. Hubiera sido genial si alguno de los talleristas y profesores que tuve me hubiera enseñado algo de esto en vez de ponerme ejercicios de estilo. Es increíble la cantidad de tiempo que puedes perder intentando escribir algo medianamente decente cuando obtendrías mucho más provecho socializando con la corte del escritor reconocido que prefieras. Es más, debería haber talleres donde se nos enseñaran esas sutilezas que los ordinarios no alcanzámos a ver. Pensando en eso, y en el manual de supervivencia para guionistas que puse posts abajo, es que se me ocurrió redactar un breve manual de supervivencia para aspirantes a escritores. Notese que he dicho aspirantes. Los escritores deben abstenerse porque seguramente conocen estas reglas mejor que yo (la práctica hace al maestro), pero si no pueden soportar la tentación y el reto que implica esta iniciativa para sus intelectos, les invito a realizar su propio manual. Ya después podríamos ponernos de acuerdo en alguna cantina de Coyoacan y recopilar toda esa sabiduría en un tomo tamaño enciclopedia, mismo por el que solicitaríamos una beca (si no nos la dan nos haremos mineros!)

Inicio pues mi aporte al mundillo literario con 2 reglas de oro:

1.-Para ser un escritor primero tienes que parecerlo.
Asiste a todos los eventos literarios, aunque no te hayan invitado. Acercate a los escritores que veas en el panel, saludalos como si les conocieras y diles que te gustó mucho su último trabajo. Procura llevar en tu mochila algún número de Letras libres y de Replicante (sí, de las dos, pa que se vea lo plural que eres). Carga en esa mochila un libro de editorial Anagrama y uno más de alguna editorial independiente, mejor si es de algún joven escritor (same reasons last point) Habla de tus amigos escritores (hazlo en plural), y por nada del mundo olvides mencionar el libro en el que estas trabajando (sí, el mismo que revolucionará las letras en cuanto tengas el tiempo para escribirlo).
2.-El primer requisito para aparecer en una antología es: conocer al antologador.
Este punto, bien mirado, es casi una consecuencia del anterior. Y aplica para todos. Noveles o consagrados. Puede que el antologador haya leído tu trabajo y lo considere con las cualidades suficientes para ser elegido, si ese es tu caso entonces no necesitas esta güia de supervivencia. De hecho, el antologador ya te conoce. En caso contrario procura hacerte amigo de cualquiera que mencione como proyecto una antología. Dile, así como por casualidad: ya casi tengo listo mi libro. Si consigues que el antologador pregunte, superando la etapa inicial de fastidio: ¿y de qué es tu libro? Entonces ya lo tienes en tus garras. Dile que es un libro de (insertar el género y tema que vaya a conformar la antología). Si no fuiste los suficientemente castroso es posible que te invite a enviarle material. Eso sí, que además de haberte invitado a enviar material lo seleccionen para publicarlo es materia de otro punto de otro manual que yo no he leído y que alguien debería escribir

2 Comments:

Blogger zonico said...

Amonos de mineros chingue su madre

1:20 p. m.  
Blogger rod jm said...

pues a Tryno parece haberle funcionado... ;)

1:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home